• Belsué Mediación Seguros

¿Qué seguro debo contratar como autónomo?

Los autónomos estáis expuesto a un buen número de riesgos. A los inherentes a tu condición de trabajador por cuenta propia, tales como poner en peligro los propios ahorros o patrimonio, se añaden los vinculados a tu profesión.

Además, careces de coberturas que sí tienen los trabajadores adscritos al Régimen General de la Seguridad Social. Podría decirse que estás realmente desprotegido.

Tipos de seguros para autónomos

Afortunadamente, para subsanar estas carencias existen muy buenos seguros para autónomos en España. Gracias a ellos, puedes cubrir posibles errores en tu actividad profesional, permitirte coger una baja o tener una buena jubilación que mantenga tu poder adquisitivo una vez llegado el retiro. Para hacer un repaso de los seguros más necesarios para los trabajadores autónomos, hay que hablar de los señalados a continuación.

SEGUROS OBLIGATORIOS PARA AUTÓNOMOS

En este epígrafe se incluyen aquellos seguros de suscripción obligatoria para ti como autónomo. Están estrechamente vinculados a tu actividad, hasta el punto de que, muchas veces, no podrías ejercerla legalmente sin tenerlos contratados y, en otras, correrías un grave riesgo si carecieses de ellos:

1.-Seguro de responsabilidad civil:

Si bien hace unos años estas pólizas eran de suscripción voluntaria, ahora son obligatorias para desarrollar muchas actividades, por ejemplo, si eres instalador de electricidad, dependiendo de la categoría de instalador que seas, estarás obligado a contratar un determinado capital de responsabilidad civil, de la misma forma pasa si eres instalador de gas. Y es que estas pólizas van destinadas a cubrir los posibles errores que tú como autónomo o tu personal contratado podáis cometer en el desarrollo de vuestro trabajo.

No obstante, el seguro de responsabilidad civil para autónomos es realmente imprescindible para cualquier profesión ejercida como autónomo puesto que, en caso de que haya un problema, deberías responder con tu patrimonio a la indemnización que correspondiese. En consecuencia, en caso de un siniestro costoso, te verías abocado a la ruina. Además, tienen unos precios bastante económicos en relación a sus coberturas.

2.-Seguro de convenio:

Los autónomos con empleados a su cargo tienen una responsabilidad sobre ellos.

En muchas actividades, el convenio colectivo les obliga a suscribir un seguro de accidentes para esos trabajadores. Aunque cada uno de aquellos señala las coberturas obligatorias, las más comunes son muerte por accidente y la invalidez.

Si le ocurriera un percance a uno de tus trabajadores y tú como empresario autónomo no hubieras suscrito este seguro siendo obligatorio hacerlo, tendrías que pagar de tu bolsillo la indemnización que correspondiese.


SEGUROS IMPRESCINDIBLES PARA TU TRANQUILIDAD 1.-Seguro de Accidente y baja laboral o ILT

La gran mayoría de los trabajadores autónomos deben hacer frente a numerosos pagos. Por ese motivo, muchas veces se cotiza lo mínimo a la Seguridad Social. Pero, si sufres un accidente y no puedes realizar tu trabajo, los gastos cotidianos siguen siendo los mismos, tanto los empresariales (alquileres, nóminas o cotizaciones) como los privados (hipoteca, luz, gas, etc.). Por ello necesitas un complemento a los escasos ingresos que tendrías en caso de accidente, y este tipo de seguros te lo proporcionan.

2.-Seguros de jubilación

Sin que nadie lo entienda, los trabajadores autónomos tienen un sistema de cotizaciones por jubilación mucho peor que los que están en el Régimen General de la Seguridad Social. Para tener una pensión digna a la hora de retirarse, un profesional autónomo tiene que cotizar mucho más que sus iguales que trabajan por cuenta ajena.

En consecuencia, resulta imprescindible contratar un buen seguro privado de jubilación. Estos sistemas de pensiones son muy interesantes porque solo exigen un ingreso mensual, trimestral o anual que puede ser bastante módico.

Ese dinero va acumulándose y generando intereses y, a la hora de la jubilación, puedes recuperarlo en su totalidad de una vez o en pagos igualmente mensuales en función de lo estipulado en la póliza de seguro. Esta última fórmula es realmente ventajosa desde el punto de vista fiscal.

Hasta hace poco tiempo, los planes de pensiones no podían rescatarse hasta la edad de jubilación. Sin embargo, con las reformas legales introducidas recientemente puedes recibir ese dinero anticipadamente en caso, por ejemplo, de desempleo prolongado.

NUESTRAS RECOMENDACIONES

1.- Seguros de Salud

Estas pólizas son muy recomendables para cualquier persona puesto que resultan un buen complemento a la sanidad pública. Esta se halla muchas veces saturada y con listas de espera, con el perjuicio que ello representa. Especialmente, son interesantes para ti como autónomo ya que, de contratar una de estos seguros para ti y tu familia, puedes desgravar hasta 500 euros por persona en tu declaración de la renta. No solo eso, en caso de que los beneficiarios sean tus empleados, también puedes acogerte a la misma exención fiscal.

2.-Seguros de Vida

En caso de deceso, la familia tiene que seguir haciendo frente a gastos como la hipoteca, el gas, la luz o el colegio de los niños. Y gracias a estos seguros, podrá recibir una indemnización que le ayudará a cubrir esos gastos.

En el caso de los autónomos es más aconsejable todavía tener un seguro de vida. Precisamente porque muchos de ellos cotizan por la base mínima. En consecuencia, si ocurre una desgracia, la pensión de viudedad y orfandad resultante es pequeña.

Es conveniente resaltar el buen trato fiscal que los seguros tienen en el caso de los trabajadores autónomos. Ya se ha mencionado lo relativo a los de vida. Pero todos los demás se computan como gasto para ti como trabajador por cuenta propia en tu declaración de la renta.

En consecuencia, los ingresos reales por los que tendrías que cotizar, al restarles estos gastos, serían menores.

Como trabajador autónomo estás sometido a muchas dificultades en comparación con el que trabaja por cuenta ajena. Y en los seguros tienes una herramienta básica. Algunos de estos son obligatorios. Es el caso de los de responsabilidad civil (en muchas actividades), los de accidentes de convenio o los de automóviles.

Otros, sin estar marcados por la ley, son imprescindibles. Por ejemplo, el de accidente y baja diaria o el de jubilación.

Y, finalmente, unos terceros son realmente aconsejables. Así, el de salud y el de vida.


Contar con el consejo de un profesional como Belsué Mediación de Seguros te ayudará a la selección del mejor seguro conforme a tus necesidades y exigencias.


Crecemos Contigo.

9 vistas