• Belsué Mediación Seguros

¿Puede asegurarse una boda?

Que algo salga mal el día de la boda es una gran preocupación para los novios ya que ese día tiene que ser simplemente perfecto. Además del gran desembolso de dinero que implica una boda, es cierto que pueden surgir una serie de contratiempos que escapen de vuestro control, así que ¿por qué no contratar un seguro de boda y evitar sustos de última hora? Seguramente no es una opción muy extendida, pero quizás os puede interesar tenerla en cuenta.


Aunque en nuestro país la contratación de un seguro de boda es un tema algo desconocido, en Estados Unidos es bastante habitual. Pero, ¿en qué consisten estos seguros y qué requisitos de contratación tienen? Como cualquier otro seguro, los seguros de boda se encargan de ofrecer cobertura contra pérdidas financieras en el caso de que en el día de la boda (ya sea civil o religiosa) surjan imprevistos que los novios no hayan podido controlar y que afecten de forma negativa y repentina a la celebración del enlace.


Este tipo de pólizas pueden cubrir de manera integral cualquiera de los elementos materiales de la boda (joyería, vestido de novia, banquete de boda, luna de miel, coche…), y reembolsar la cantidad invertida o recibir una atención o ayuda que pueda arreglar la situación. Algunos seguros de boda, incluso, permiten la opción de asegurar en el caso de que el evento deba cancelarse y re-agendarse.


¿En qué casos el seguro de bodas puede cubrir las pérdidas financieras?


El seguro se encargará de arreglar los problemas que se deriven de que el enlace se anule por alertas meteorológicas, despliegue militar o altercados (como huelgas y manifestaciones), robo o vandalismo, o en los casos en que alguno de los proveedores no cumpla correctamente con la entrega del producto o no se presente al enlace. Además de cubrir pérdidas en casos materiales, los seguros también pueden cubrir contratiempos por motivos de salud. En el caso de muerte, enfermedad, siniestro grave o en el caso de que la esposa se encontrase embarazada y con complicaciones médicas que no le permitan trasladarse, el seguro intervendría.


Por contra, la póliza no cubrirá pérdidas financieras en el caso de que haya una falta de recursos económicos, en casos de problemas de origen físico o psicológico antes de la contratación del seguro y por cuestiones de carácter delictivo que no permita la asistencia de alguna de las partes. En cuanto a la no asistencia voluntaria por parte del novio o de la novia, o en el caso de ruptura, hay algunas pólizas que lo contemplan.



¿Se incluye la pandemia?


Como es obvio, no hay que contratar todo en el seguro, pero hay infinitas posibilidades para tener el máximo de aspectos cubiertos ante posibles imprevistos.


Aún con todo esto hay que tener cierto cuidado, pues muchas aseguradoras no incluyen situaciones de pandemia, como la actual, para poder realizar los cambios que se posibilitan con la contratación del seguro. Por eso mismo hay que consultar si en la actualidad hay que incluir alguna cláusula para que la boda quede cubierta ante el coronavirus y dejarlo bien confirmado. De todas formas, para personas que ya lo tenían contratado, la mayoría de aseguradoras no permitirían la cancelación pero sí el cambio de fecha, aunque es un aspecto que debes revisar.



¿Cuándo contratar un seguro de bodas y cuáles son sus tarifas?


Aunque no existe un período estándar, si estáis interesados en contratar un seguro de bodas os recomendamos que lo formalicéis antes de realizar cualquier pago. Podéis contratarlo desde dos años a 60 días antes de la celebración.


En cuanto a las tarifas de este tipo de seguro, lo cierto es que esto dependerá de la cantidad invertida y de la cantidad de elementos a asegurar (a más elementos más presupuesto). En la actualidad, este tipo de pólizas innovadoras ofrecen precios muy competitivos y accesibles, y son una opción a valorar si queréis estar más tranquilos en los preparativos de vuestro gran día.


Belsué Mediación de Seguros

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo